HISTORIA

A 29 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE UN INSTITUTO QUE HIZO HISTORIA

A principios de la década del 80, la Sociedad Protectora de la Educación “Carlos C. Castañeda” se fijó importantes metas, tales como construir un complejo deportivo y fundar una Universidad privada. Para este último fin, el doctor Jorge Gustavo Boucherié, presidente de la entidad, se entrevistó con el Ministro de Educación de la Nación, que lo alentó a crear un establecimiento terciario, ya que el Instituto Universitario de Formosa que existía en esa entonces satisfacía la demanda en materia de estudios universitarios.
Finalizados los trámites previos para la constitución de un Instituto Superior del Profesorado, la Comisión Directiva de la Sociedad “Castañeda” firmó un convenio con el Gobierno Provincial, a cargo del General Juan Carlos Colombo, quien se comprometió a financiar la sede educativa, que fue construida en tiempo record. En concepto de pago, la Sociedad debía ceder al Estado el edificio, ubicado en Rivadavia 958, por un lapso de diez años y recibir a cambio un subsidio.
La Superintendencia Nacional de Enseñanza Privada envió un inspector para supervisar la estructura edilicia, autorizando luego su funcionamiento; además de comprometerse a aportar el 80 por ciento de los salarios del personal docente.

Nobles ideales

Entre los objetivos propuestos para el naciente Instituto, se destacan los siguientes:
-Servir a la comunidad por medio de la educación, contribuyendo a la formación de recursos humanos idóneos.
-Obtener la formación científica de nuestros jóvenes que asignará a la sociedad formoseña un ritmo sostenido de vocación superior.
-Tender a una formación general y especial de la juventud en cuanto persona munida de valores indispensables para integrarse dignamente a la sociedad.
-Coordinar la formación, la ciencia y la producción, tecnificando las actividades humanas, de modo que el talento contribuya a simplificar el esfuerzo mejorando los recursos materiales y espirituales, alternando la realización material y espiritual.
-Integrar la sociedades de menores recursos, con aquellas de más posibilidades en busca de la equidad en todos los aspectos, que es una preocupación universal del momento.
-Levantar el nivel cultural medio general, si se quiere racionalizar la convivencia.
-Capacitar suficientemente al individuo para encarar los difíciles problemas que crea la tecnificación de la lucha por la vida, teniendo como única previsión la educación y de ella en especial la enseñanza y de aquí: el Profesor.
-Otorgar a la Provincia de Formosa sus propios profesores y profesionales que puedan a su vez brindarse con cariño a su tierra natal que le da tanto y que tanto necesita.
-Abarcar también una formación idónea que le permita a todos los jóvenes por igual integrarse al quehacer provincial, regional y nacional.

En carrera

La autorización para matricular provisoriamente alumnos fue dada por la S.N.E.P con fecha 11 de febrero de 1981. Previo al ingreso, era requisito indispensable que los aspirantes realizaran un curso de nivelación, de carácter obligatorio no eliminatorio. De esa manera, las clases iniciaron el 1 de abril de 1981 para el primer año del Profesorado en Historia y del Profesorado en Geografía. Ambas carreras contaban con una duración de cuatro años y los alumnos al finalizar recibían el título de Profesores de Nivel Terciario No Universitario.
El Instituto fue formalmente fundado el 20 de abril de 1981 e inmediatamente por la Disposición Nº 1392/81 de la Superintendencia Nacional de Enseñanza Privada fue incorporado el 7 de diciembre de 1981 a la Enseñanza Oficial con la característica de Ñ 16.
La planta funcional estaba compuesta por el rector Jorge Gustavo Boucherié, la secretaria académica Ana Peña de López, la técnica bibliotecaria Eva Zaccagnini de Machuca y la bedel Lorenza Acosta; además de los directores organizadores Cirilo Sbardella (Historia) y Marta Marrote (Geografía) y los docentes: Filemón Cabezas, Rosa Segnana de Zayas, José Alsina, Cristina Filar de Lagranja, Ilda Giachero de González, Mario Arriolo Iglesias, Juan José Vitori, Zulema Franzen de Rompato, María Laura Méndez de Rossi y Mónica Dimartino de Busso.
Debido a que no se podía disponer del nuevo edificio ya que fue cedido en comodato al Gobierno Provincial, los alumnos debieron ocupar distintos establecimientos. Una parte del alumnado concurría al actual edificio de la Legislatura – propiedad de la Sociedad “Castañeda” , mientras que al año siguiente fueron utilizadas las Escuelas Nº 2 y 58.
Por otra parte, la Comisión Directiva decidió otorgar becas, teniendo en cuenta la situación de la mayoría de los estudiantes. Es así que algunos recibieron medias becas y otros becas completas, pudiendo renovarse tal beneficio al año siguiente de acuerdo a los logros académicos obtenidos.
A partir de 1982, el Instituto comenzó a dictar una Carrera inédita para la Provincia, convirtiéndose en un establecimiento pionero en materia de oferta académica. Se trata de Analista en Computación Administrativa, con una duración de tres años y un título intermedio de Técnico Superior en Estadística de Empresas. El plantel docente estaba integrado por Nélida Malvitano, Cirila Ortega, Filemón Cabeza, Eduardo Fernández Rey y Silvia Crocci de Lucero.
Con fecha 10 de septiembre de 1982, las autoridades del “Macedo” comunicaron al Jefe del Sector de Supervisión Pedagógica de la S.N.E.P el cambio de domicilio del Instituto de José María Uriburu 241 al Colegio “Don Bosco”, por razones pedagógico-didácticas y de espacio.
En 1983, Boucherié presentó su renuncia como Presidente de la Sociedad “Castañeda” y como Rector del “Macedo”. Cargos que fueron ocupados respectivamente por Margarita Formosa de Tarantini y Cirilo Sbardella.
A partir de entonces, comenzaron a suscitarse diversos problemas entre la entidad propietaria y el establecimiento, que derivó con el correr del tiempo en una crisis institucional que llegaría a su punto cúlmine al año siguiente.

Las causas iniciales de la crisis fueron las deudas que se amontonaban, sueldos de docentes y auxiliares que no se pagaban y la huelga de una minoría de profesores disconformes que ganó la opinión pública a través de la prensa. Fue el primer toque de atención en marzo de 1984.

Sin embargo, la mayoría del cuerpo docente optó por no llevar las cosas a mayores y darle una oportunidad a la Comisión Directiva de la Sociedad “Castañeda” para que se ocupe realmente de solucionar los problemas.
Frente a este panorama, el profesor Sbardella renunció al cargo de rector, siendo reemplazado por Juan José Vitori, quien durara brevísimo tiempo en esa función.

Mientras tanto, se desarrollaron comicios estudiantiles, en los que el Frente Amplio Estudiantil venció a Franja Morada, consagrando como presidente del Centro de Estudiantes del “Macedo” a Pablo López Pereira.
Posteriormente, en junio de ese año se sumaría un nuevo agravante, pues vencía el plazo para presentar ante la S.N.E.P el pedido de subsidio estatal para el año 1985 y de apertura de nuevas carreras; cuestiones que no fueron previstas por los directivos de la entidad propietaria.

Además cuando en este mes se llamó a Asamblea Ordinaria para renovar autoridades, los dirigentes salientes impidieron que profesores y alumnos pasaran a integrar la nueva Comisión, por lo que estos pidieron al Poder Ejecutivo Provincial la intervención de la Sociedad; aduciendo que no cumplía con los fines para los cuales fue creada.
Por otra parte, a raíz del estado público que tomaron los acontecimientos, Diputados de distintos partidos políticos comenzaron a interesarse por el tema, participando de reuniones periódicas con los docentes y alumnos, que a su vez decidieron agruparse en una Subcomisión Académica, que entre otras funciones, se dedicó a la organización de eventos, que permitieron recaudar fondos destinados a cubrir las deudas salariales para evitar de ese modo la paralización de las clases.
Como nunca se vio en Formosa, dicho movimiento estudiantil, ajeno a todo de interés sectorial y partidario, fue creciendo notablemente, haciendo llegar su reclamo a todas las esferas de Gobierno, además de solicitar la pronta intermediación de la Iglesia.
Asimismo, un malestar generalizado se acentuaría en el seno de la comunidad educativa del “Macedo” a causa de la ratificación de la misma Comisión Directiva, que había demostrado una absoluta incapacidad para resolver el conflicto.

A partir de entonces se producirían enfrentamientos entre los mismos profesores y alumnos, a raíz de la disparidad de criterios para definir las acciones de fuerza a seguir; constituyendo esa falta de unanimidad y de consenso la parte más dolorosa de todo este proceso.
Finalmente, en noviembre de 1984, se produjo el estallido de la crisis, cuando estudiantes y profesores acusaron al rector José Luis Maglione de estar designado antirreglamentariamente, aparte de no concurrir al Instituto y de no convocar al Consejo Asesor, entre otras duras imputaciones.
El Poder Ejecutivo Provincial, respetuoso de los derechos de una institución privada, colaboró sin embargo en el intento de solución pacífica de la crisis y es así que el director de Personas Jurídicas José Félix Bogado participó activamente en esta instancia de reorganización institucional.
El 5 de diciembre se realizó la Asamblea Constitutiva de la Asociación Cultural “Robustiano Macedo Martínez”, presidida por Ignacio Antonio Sapkus. Asimismo, directivos de la Sociedad “Castañeda” aceptaron la propuesta del Gobierno Provincial de conceder independencia jurídica al Instituto y traspasar el derecho de incorporación a la enseñanza oficial a una nueva sociedad civil.
Luego de hacer efectiva la firma de un precontrato de cesión derechos a favor de la Asociación , representantes de la Sociedad y de la institución que regentearía los destinos del “Macedo” viajaron a Buenos Aires, acompañados por el director de Personas Jurídicas de la Provincia José Félix Bogado, para entrevistarse con la Directora Nacional de la S.N.E.P, con el fin de informarle lo resuelto por las partes.
En dicho encuentro, el doctor Bogado y la profesora Ilda Giachero de la Asociación fueron notificados acerca de que no era factible ceder los derechos, ya que se perdía la incorporación a la enseñanza privada y por ende era inminente el cierre del Instituto. Por su parte, el apoderado legal del establecimiento, por resolución de la Comisión Directiva, se desentendió de todo convenio y solicitó la cancelación de la incorporación.
Ante esta situación, el 14 de diciembre de 1984, la Legislatura Provincial sancionó la Ley Nº 493 mediante la cual se dispuso la intervención a la Sociedad “Castañeda”, estableciendo un plazo de noventa días para su normalización.
Posteriormente, el vicegobernador Lisbel Rivira, a cargo del PEP, suscribió el Decreto Nº 2402, promulgando la citada Ley, por la que se dispuso la intervención de la Sociedad “Castañeda”.
Por tal motivo, a propuesta de los Claustros Docente y Estudiantil, la profesora Giachero fue designada interventora de la Sociedad y representante legal del “Macedo”, quien ordenó el inmediato funcionamiento de las mesas examinadoras correspondientes al mes de diciembre y la reincorporación de los profesores Antonio Prieto y Nélida Malvitano, que habían sido despedidos por la Comisión destituida.
El abogado patrocinante de la ex – Comisión Directiva presentó en el Juzgado Civil, Comercial y Administrativo Nº 4 un recurso de amparo contra la Ley 493, que fue rechazado por el Juez de Primera Instancia, al considerarlo improcedente.

El 28 de diciembre, la S.N.E.P por disposición Nº 1736/84 procedió a cancelar la inscripción del Instituto, perjudicando a cuatrocientos alumnos y a un numeroso staff docente y administrativo. De allí, que en los primeros días de enero, un nuevo viaje a Buenos Aires permitió que la cancelación quede en suspenso hasta tanto se presentara un plan de acción que garantizara la normalización académica del Instituto.
Designado apoderado legal, el profesor Mario Olmedo se abocó al diseño de la planificación institucional, que fue luego aprobada por la S.N.E.P, además de autorizar el llamado de exámenes para marzo de 1985.
Asimismo, la Interventora fue procediendo a tomar posesión de las distintas dependencias de la Sociedad “Castañeda”, realizándose además los inventarios correspondientes. Por otra parte, controló las listas de los alumnos inscriptos, autorizando también la constitución de las mesas programadas en el turno de diciembre, cuya sustanciación había quedado inconclusa.
En tanto la lucha legal continuaba, ya que en el mismo mes de enero, el titular del Juzgado en lo Civil, Comercial y Administrativo Nº 4 aceptó el recurso de amparo interpuesto por las autoridades destituidas, al anular a la Ley 493/84 y al Decreto 2402/84, como así también a las Disposiciones 154/84 y 155/84 de la Inspección General de Personas Jurídicas. Además ordenaba el desalojo de Giachero y de cualquier otra persona que se encontrara en la Sociedad “Castañeda”, con auxilio de la fuerza pública, solicitando al Jefe de Policía que “destaque una dotación de personal policial de seguridad uniformado, en número suficiente para repeler toda resistencia y perturbación o tumulto que eventualmente pudiere acontecer”.
El abogado de la intervención Lorenzo Fernández Bedoya presentó ante esta medida un recurso de nulidad, de apelación y de inconstitucionalidad a la Cámara de Apelaciones contra lo dispuesto por el Juez, que finalmente fue aprobado. Por otra parte, dicho letrado presentó nuevas denuncias contra los ex – directivos de la Sociedad “Castañeda”, a raíz de la falta de importantes documentaciones, puestas a recaudo por la Comisión destituída.
El 12 de abril de 1985, la Interventora daba a conocer un proyecto de reforma parcial del Estatuto de la Sociedad, presentado por un grupo de socios para ser discutido en la Asamblea Normalizadora.
La iniciativa contemplaba, en lo referente al Instituto, la creación de un Departamento de Educación Terciaria, integrado por el Rector del “Macedo”, el Representante Legal ante la S.N.E.P, el Secretario Académico, los Directores de Carreras y un alumno consejero elegido por sus pares. De esta manera, se buscaba asegurar una “autonomía relativa” del establecimiento, según las facultades académicas y administrativas fijadas de acuerdo con el Decreto Nº 372/64, el Reglamento Orgánico Decreto Nº 4205/57 y toda la reglamentación surgida por disposición de la S.N.E.P.

Al culminar su gestión de tres meses, la interventora Ilda Giachero convocó a elecciones para el 20 de abril de 1985; oportunidad en la que la Asamblea consagró al arquitecto Alexis Parmigiani como presidente de la Sociedad “Castañeda”.

El flamante titular de la nueva Comisión Directiva ratificó el compromiso de la entidad propietaria en cuanto al sostenimiento del Instituto “Macedo Martínez”, ratificando en el cargo de Rectora a la profesora Giachero, además de asignarle la función de Apoderada Legal, a raíz de la renuncia presentada por el profesor Mario Olmedo. También fueron ratificados en sus cargos: los profesores Nélida Malvitano y Antonio Prieto como secretaria académica y jefe del Departamento de Historia respectivamente. Por otra parte, se decidió afrontar la deuda previsional por aportes impagos correspondientes al año 1984 y parte de 1983 y 1985, pagando un monto equivalente en la actualidad superior a los quinientos mil pesos.
Por su parte, la S.N.E.P aprobó la Carrera de Analista en Computación Administrativa, además de dejar en suspenso la aceptación de la renuncia a la Enseñanza Oficial, al solo efecto de autorizar el funcionamiento en 1985 del tercer y cuarto año de los Profesorados de Historia y Geografía, entre otras medidas que favorecieron al Instituto.
El 27 de julio de 1985, veintiún estudiantes del Profesorado en Historia, veintidós de Técnico Superior de Estadísticas de la Empresa, nueve de Analista en Computación Administrativa y catorce del Profesorado en Geografía culminaron formalmente sus estudios, al rendir la última materia de sus respectivas Carreras.
La ceremonia de colación de los egresados se llevó a cabo en el Estadio “Centenario”, donde estuvieron presentes autoridades del Gobierno Provincial y de la entidad propietaria.
Las palabras alusivas estuvieron a cargo del presidente de la Sociedad “Castañeda” Alexis Parmigiani, de la rectora del “Macedo Martínez” Ilda Giachero y de la flamante profesora Ruth Acuña y Fulgencio Hernández, en representación de los graduados. La cena de gala se realizó luego en el Hotel Internacional de Turismo.
Cabe destacar que el “Macedo” fue el primer establecimiento en Formosa, del que egresaba un grupo tan numeroso de profesionales, algo que no había logrado ni la propia UNNE, convirtiéndose además en pionera en la enseñanza de computación, al posibilitar prácticas en el Centro de Cómputos del Gobierno, gracias a un convenio con la Provincia.
Posteriormente, por disposición Nº 1758/86, la S.N.E.P resolvió dejar definitivamente sin efecto la medida adoptada en 1984, razón por la cual el “Macedo” recuperó nuevamente la plenitud de sus facultades como Establecimiento Privado de Nivel Terciario, incorporado a la Enseñanza Oficial. Posteriormente, se concretaría una inspección anual por parte de la Superintendencia Nacional de Enseñanza Privada, dejándose constancia que durante 1985 fue normal el desarrollo de las actividades académicas y el funcionamiento pedagógico y administrativo, de acuerdo a las normas legales en vigencia.
Para el ciclo lectivo 1987, el Instituto abrió la carrera de “Profesorado en Ciencias de la Educación, con orientación en Psicología Educacional”, que tuvo una amplia aceptación entre los docentes del Nivel Primario por las posibilidades laborales que ofrecía en otros ámbitos educativos.
Al final de ese año y del siguiente, recibieron sus títulos egresados del Profesorado en Geografía, Profesorado en Historia, Analista en Computación Administrativa y Técnico Superior en Estadísticas en Empresa.
A nivel institucional, se renovaron autoridades en la entidad propietaria: en el periodo 1987-1988 ejerció la presidencia de la Sociedad “Castañeda” el profesor Ignacio Antonio Sapkus y durante 1989 el profesor Antonio Heraldo Prieto. Luego en 1990, asumiría la conducción, la actual titular María Alicia Alesi, en cuya gestión se daría un fuerte impulso al Instituto “Macedo Martínez”, con la apertura de nuevas carreras y el desarrollo de importantes acciones, en materia de investigación, capacitación y extensión.

Investigación histórica:
Casimira Bernal, Myrian Masacote, Eduardo Medina y Fabián Menese.
Aportes:
Profesoras Ilda Giachero y Alicia Alesi.